Capítulo 2: ¿Encuentros?

Hola chicas, ayer no pude publicar el nuevo capi, pero ya está, y les aclao algunas cosas:

La letra cursiva será para las lecturas, de cualquier tipo.

La letra en negrita será para los recuerdos.

Sin más que decirles les dejo el 2° capi, espero que les guste:



*Zachary*

Esto sí que era raro, no sabía quién era, de dónde venía y qué hacía, desperté en un cuarto que no conocía, lo sentía como seguro, pero no lo recordaba, las ventanas me mostraban que ya estaba por caer la noche, así que me levanté y fui a la sala, estaba tenía una pared muy amplia con un mural, estaba hecho de postales con miles de dedicatorias y fotografías, en ellas siempre estaba yo, sonriendo por algo o tal vez a alguien. Sabía el nombre de todos los lugares, Roma, Grecia, Moscú, Viena, Praga, Budapest, Ottawa y muchos más, los lugares eran hermosos, llenos de color, sólo que yo no recordaba haber estado siquiera una vez allí. Tenía pegadas pequeñas tarjetitas con "no olvidar", nombres, direcciones, edades y fechas, me puse a investigar y entré en la sala que tenía un enorme ventanal como entrada, en una esquina había un piano y en el centro un televisor plasma junto con un sofisticado equipo de sonido, además de el sofá más cómodo del mundo, se notaba a leguas y cuando me senté en él, quedé encantado, en una revisa había un play station 3 y una consola wii, salí de la habitación y cruzando el pasillo llegué a la cocina, todo estaba pulcro y limpio, había un desayuno preparado: jugo de naranjas, tostadas con mermelada y un pequeño trozo de torta de yogurt, se veía deliciosa, pero no sería tan confiado como para comérmelo, recuerdo que alguien me decía "no confié ni en tu propia sombra" puede que haya sido yo mismo o lo haya leído por ahí, pero el caso era que yo lo sabía.

Volví a la sala y me percaté que había una nota en la mesa de centro, la tomé y la leí:


Hola Zachary,

lo más probable es que tú estés leyendo esta nota, tu casa tiene un sistema de seguridad muy avanzado, debes de haberte levantado cuando ya estaba atardeciendo, lo que quiere decir que tienes toda la noche para recordar quién eres, qué has hecho en las últimas 24 horas, a dónde tienes que ir y en quiénes puedes confiar, yo sé todo esto porque soy Zachary, o sea tú, recuerda, esto lo estoy escribiendo a las 18:30, en el estudio que está en un cuarto oculto, sólo busca un control que hay en tu bolsillo y presiona la tecla verde, es la del estudio, cuando ya recuerdes todo sabrás para qué sirve el resto (te aconsejo me aconsejo quemar esto después de leer). Estabas a punto de irte con los chicos al Dark's bar y mejor ya dejo de escribir porque están tocando el timbre.

[Nota] He escrito esto porque tuve la visión de que lo necesitaría.

Se Me despido con cariño,

Zachay Yo


Terminé de leer y me recosté en la alfombra, se sentía cálida, cómoda, te invitaba a dormirte allí mismo. La nota me tenía un poco confundido, pero sí tenía el momento de  haberla escrito en mi mente, poco a poco comenzaron a llegar a mi cabeza los recuerdos de la noche anterior:

 Patrick había llamado avisándome que no podría ir conmigo al Dark's, la noche prometía, podía sentí que hoy me llevaría el premio mayor, seguramente volvería a casa con una cuenta de ahorro mucho más amplia, pero aún quedaba tiempo para que abrieran y no tenía nada que hacer.

Tomé mi chaqueta, las llaves de mi Lexus, puse el código del sistema de seguridad y salí de casa, quería beber una taza de café, pero no solo, llevaba mucho tiempo viviendo solo y la situación me estaba cansando. Encendí el auto y salí del estacionamiento de la casa, con dirección a ningún lado, di varias vueltas, tenía la cabeza en blanco hasta que la vi,. El semáforo había cambiado a rojo y tenía que esperar, cosa que no me agradaba mucho, cuando ella comenzó a cruzar la calle sentí algo en mí, en el ambiente, levanté mi vista y ella me estaba mirando, sabía que percibía lo mismo que yo, pero volteó su rostro, lo último que vi fue su coto cabello alborotado y no supe nada más, antes me había pasado algunas veces, había sentido lo mismo cuando había estado viajando, pero esto había sido diferente, absorto en mis pensamientos la luz verde se encendió y tuve que irme, quería olvidarla, siempre que tenía estos encuentro se me hacía difícil el "saltar" o como todo el mundo lo llamaba: trasladarme. Aparte que las visiones se tonaban borrosas y hoy quería tener una partida exitosa en el área de casino que inaugurarían en Dark's.

Había llegado y todo el mundo me había recibido muy bien, como siempre lo hacían. Había tenido algo de suerte y juntado algo de dinero, pero no lo suficiente, maldecía a aquella chica, no tenía que haberse puesto en mi camino, no hoy.

Ahora todo estaba en orden, uno de los efectos secundarios de sentir ese "enlace" era mi pérdida momentánea  de dones, de sentidos y de la memoria, pero ya habían vuelto a su cause normal, tal vez había visto el rostro de la chica antes, pero no estaba seguro, me fui al estudio y comencé a buscar en la caja de imágenes que había en una estantería, había cientos de rostros y si ella estaba ahí sería un gran descubrimiento.


Capítulo 1: Buenas y malas noticias

*Megan*
La alarma comenzó a sonar a las 7:00 a.m. como siempre, así comenzaba mi día, alarma, pegarme otro pestañazo, recordar que tengo cosas por hacer y finalmente levantarme de la cama. Me fui a dar una ducha para despertarme, cuando recordé que hoy era el cumpleaños de Agatha, ella era una pequeña de 10 años que también vivía en el orfanato, he estado en muchos, por “problemas” o a veces por “mala conducta” nunca daban un motivo concreto, pero yo siempre me estaba trasladando, así que me había resignado a tener amigos, hasta que la conocí a ella, nos llevábamos por 5 años y meses, pero nos entendíamos a la perfección, ella había estado siempre aquí, pero tampoco tenía amigos debido a sus gustos, los chicos sólo querían tenerla de esclava y las chicas la llamaban rara, así que cuando llegué yo, hace casi 2 años nos complementamos a la perfección, nos apoyamos en todo, hasta en la ocasión en que nos pillaron intentando saltar el cerco, hace 1 años y dos meses atrás,  para escapar, recuerdo que ella se echó toda la culpa, apelando a que me había hipnotizado, desde luego nadie le creyó, pero ahí se ganó el cielo conmigo le agradecí mucho el gesto, pero ella me dijo “no importa Meg, para eso estamos las amigas” casi suelo una lágrima, pero Megan …… no llora delante de nadie, ella era la única a la que permitía que me llamara Meg, para el resto del mundo yo eran Megan-Ni-Se-Te-Ocurra-Meterte-Conmigo porque si no….
-Pero, qué demo…- me retiré rápidamente del chorro de agua, porque de repente comenzó a salir helada, seguramente era para que me había pasado del tiempo, las sostenedoras del orfanato ya no tenía los mismos ingresos que antes y recibían las mismas donaciones, así que estábamos en plan de ahorro, que me cortaran el agua comenzó a irritarme y deseaba tener agua tibia, de apoco esta se fue calentando nuevamente, pudiendo completar mi ducha. Me puse la toalla, salí del baño y me dirigí a mi cuarto, abrí mi armario, que era una decepción, unas cuantas camisetas de tiritas, algunos vaqueros, un par de shorts artesanales, eso quiere decir: intento de lograr hacer que unos vaqueros se transformaran en short = plan del verano junto a Agatha. Tenía algunas camisas y una par de converse que me había robado de una tienda luego de un período de clases, no fue fácil, pero lo logré, las había amado desde que las había visto en la vitrina de la tienda. Me puse unos vaqueros gises, y una camiseta de mangas largas negra que decía: ¡Apártate de mi camino idiota! en letras rojas, ya estaba harta de la sociedad y como no había código para vestir, podía usar lo que yo quisiera, desenredé mi cabello, que era espectacularmente corto, lo alboroté un poco, cogí la cajita de regalo que tenía sobre la mesita de noche y salí nuevamente de mi cuarto con dirección al salón de eventos. Seguramente ya estaban todos allí, a todo el mundo allí les alegraban los cumpleaños, aunque casi ni se hablaran con el festejado.
Agatha me vio entrar y corrió a mis brazos
-¡Meg viniste!- me dijo con una gran sonrisa en el rostro.
-Por supuesto que sí, ¿o es que creías que me perdería el cumpleaños número 11 de mi mejor
amiga? Los once sólo de cumplen una vez- Le dije intentando poner un semblante serio, pero tenía una carcajada en la punta de la lengua.
-Te ves graciosa así, además soy tu única amiga-
La mire contenta –buen punto linda, pero mejor será que te dé esto- le entregué la cajita que había dejado en el suelo.
-¿De dónde la sacaste, no es nada robado o sí?- me pregunto sería, ella no les gustaba que anduviera “usurpando el trabajo de otros” así me lo había dicho miles de veces.
-¡Claro que no!- dije poniendo mi espalda bien derecha y la cabeza en alto- Una señorita tan respetada como yo no debe hacer ese tipo de cosas- cuando terminé de decirlo las dos nos matamos de la risa- Ya mejor ábrelo Agatha, recuerda que tengo trabajo que hacer y quiero desfrutar al máximo contigo.
Comenzó a desatar la cinta y abrió la caja, sacó el porta-joyas en forma de bailarina de ballet y los ojitos le comenzaron a brillar, su sueño era aprender a bailar ballet algún día, así que quise hacerle algo que realmente le gustara. Vi que una lágrima rodaba por su mejilla, no me gustaba verla así, además era su cumpleaños y todo el mundo nos miraba, el resto de los chicos, las guardias o “tías” para los más pequeños
-Agatha, sé que está hecho a mano y no es perfecto, pero ¿está tan feo como para que llores?- le dije secando con mi mano sus lágrimas.
-No seas ridícula Meg- me respondió dándome u ligero golpe en el brazo- está hermoso, es sólo que nunca me habían dado algo tan lindo y ¿qué se supone que le pondré? Yo de momento no tengo joyas ni nada por el estilo-
-Pero algún día las tendrás, por mientras puedes poner las cintas para el cabello y… ¿cómo que de momento?- ella nunca le hacía alusión al futuro, me decía que era mejor no ilusionarse y vivir el presente intensamente, que lo había leído no sé dónde, pero que lo había leído.
Me miró por un momento y me abrazo por la cintura –Lo siento mucho Meg, yo no quería, pero así son las cosas, una pareja hace unos meses vino queriendo adoptar a una chica y tuve la mala idea de salir a tomar el sol y ellos me vieron, les agradé y me pidieron a la directora… me voy la próxima semana.
-Pe-pero… ¿por qué? No entido-
-Meg, si lo entiendes, me voy, yo quería decírtelo ayer, pero no tuve tiempo de verte, hoy no era el mejor día, lo sé, pero no olvides que yo siempre te voy a querer… siempre. ¿Meg, estás bien? Meg respóndeme- me dijo mirando a mis ojos.
-Sí Agatha, estoy bien, sólo no me lo esperaba, creía que me lo dirías apenas te lo dijeses… igual, no te preocupes, tendrán una linda familia, y te van a querer mucho, sino yo voy y les doy una buena paliza.-
-Eres rara- me dijo
-Lo sé y por eso tu me tienes de amiga y me quieres tan…  no alcancé a terminar de hablar cuando alguien comenzó a hablar por los alta voces:
¡MEGAN …….. HAGA EL FAVOR DE PRESENTARSE EN LA OFICINA DE LA DIRECTORA AHORA MISMO!
-Me tengo que ir Agatha, come mucho pastel, por mí y por ti y disfruta mucho, si alguien te molesta ya luego de cuentas- la besé en la frente y salí del salón, oyendo que me gritaba : ¡Te quiero mucho Megan!
El camino lo sabía casi de memoria, camina hasta en final del pasillo, voltea a la izquierda, luego a la derecha y la penúltima puerta de la derecha era de la de doña Rafaela, estaba a punto de entrar cuando algo comenzó a picar en mi cabeza, me fui dos puertas más adelante y me metí en el pequeño cuartito-bodega, encendí la luz y comencé a busca el expediente de Agatha, ahí tendría que estar su nueva dirección, tome un post-it, y escribí rápidamente la dirección de los Powell, guarde el archivo y me fui donde la directora, entré y ella me estaba esperando junto al sofá como siempre, sólo que con unos papeles sobre la mesa.
-Megan, querida, que bueno que viniste, tengo algunas noticias que darte, siéntate por favor- hice lo que me indicó y ella se sentó junto a mí.
-¿Es por lo de Agatha? Porque ella ya me lo contó.
-No linda es acerca de ti, hay un grupo de personas que quiere pagar tu colegiatura y todos tus gastos y con esta gran oportunidad entre tus manos, lamento decirte que tendrás que aceptarla e irte del orfanato- no lo podría creer, esto lo había estado esperando hacía mucho tiempo, pero había algo raro- sé que irse a de ser una pena muy grande, yo que te quiero tanto, te entiendo por lo que estas pasando…
-Señora Rafaela, ¿quiénes son? ¿Por qué yo?-
-No sé linda, son una organización, y dicen que tú tienes el potencial, determinación, espíritu, mente calculadora e inteligencia, vas a aceptar, tú conoces el estado del establec…
-Sí, aceptaré, pero me iré después de Agatha, no la pienso dejar sola.
-Claro no hay problema, en unos días te llamaré para que me firmes unos papeles y estaremos con todo bien coordinado- me dijo- ahora puedes irte, que tiene mucho trabajo que hacer en el campo de cosecha.
Me fui a mi trabajo de fin de semana: plantar y cosechar, estuve todo el día haciendo eso, hasta que calló la tarde y ya no podía más de cansancio, volví a mi habitación, me di una buena ducha para sacarme todo el barro, me puse mi pijama y me acosté, habían sido muchas noticias en un días. Esperaba que la semana mañana comenzara bien en el colegio.

Prólogo

Una en un millón así sería la pequeña Megan, una de los 100 niños que nacían cada 30 años, ellos no eran comunes y corrientes, con casi nada en común, pero había un lazo que los unía y al encontrarse con otro de estos niños especiales lo reconocía inmediatamente. Estos 100 niños están repartidos por el mundo, puedo ser yo, o el que está leyendo esto ahora mismo, el origen de estos chicos muchas veces es desconocido, tiene un pasado muy confuso, andan errantes por la vida, en busca de respuestas a las que muy pocas les consiguen respuestas. Todos ellos nacieron en el mismo instante, tengamos en cuenta las diferencias horarias, de la misma forma e hicieron los mismos gestos: mirar al doctor, no apartar la mirada y luego llorar un instante. Tiene un gen que nadie conoce, los dota de un don que muchas veces no descubre, otras lo intentan ocultar y en pocas ocasiones lo utilizan a su favor, esto cuando aprenden a controlarlo.
Hasta ahora nadie sabe a qué han venido, muchas veces pasan por personas comunes y corrientes y si se encuentran con otro de los especiales sólo le sonríen y siguen con su vida.
Pero en todos los casos hay excepciones…

En un momento subo el primer capi

Sinopsis

Megan es una chica poco común, existen pocas como ellas, aunque ella no lo sabe. Extraños sucesos rondan la muerte de sus padres cuando ella era pequeña y desde ese tiempo ha vivido en una larga lista de orfanatos. A sus 15 años está decidida a seguir su vida por sí misma, cree que ya ha aprendido lo suficiente, y sabe cuidarse sola, pero hay lazos que le impiden dejas su actual orfanato.
Un extraño chico ha llagado a la ciudad, con un pasado que ni él conoce y el destino hará que su camino y el de Megan se crucen.

A ver si mañana o el martes subo el prólogo y el primer capi :)

¡Hola a todos!

¡Hola a todo el mundo! Acabo de crear este espacio para ir subiendo una historia que me tiene muy ilusionada. No es nada muy elaborado, ya que casi siempre hacía relatos cortos, cosas que se me venían a la cabeza, pero espero ir mejorando con el tiempo.
De momento mi historia no tiene título, pero muy pronto lo tendrá, en un momento más subiré la sinopsis.
Saludos a todos, espero leerlos muy pronto.

up