Capítulo 1: Buenas y malas noticias

*Megan*
La alarma comenzó a sonar a las 7:00 a.m. como siempre, así comenzaba mi día, alarma, pegarme otro pestañazo, recordar que tengo cosas por hacer y finalmente levantarme de la cama. Me fui a dar una ducha para despertarme, cuando recordé que hoy era el cumpleaños de Agatha, ella era una pequeña de 10 años que también vivía en el orfanato, he estado en muchos, por “problemas” o a veces por “mala conducta” nunca daban un motivo concreto, pero yo siempre me estaba trasladando, así que me había resignado a tener amigos, hasta que la conocí a ella, nos llevábamos por 5 años y meses, pero nos entendíamos a la perfección, ella había estado siempre aquí, pero tampoco tenía amigos debido a sus gustos, los chicos sólo querían tenerla de esclava y las chicas la llamaban rara, así que cuando llegué yo, hace casi 2 años nos complementamos a la perfección, nos apoyamos en todo, hasta en la ocasión en que nos pillaron intentando saltar el cerco, hace 1 años y dos meses atrás,  para escapar, recuerdo que ella se echó toda la culpa, apelando a que me había hipnotizado, desde luego nadie le creyó, pero ahí se ganó el cielo conmigo le agradecí mucho el gesto, pero ella me dijo “no importa Meg, para eso estamos las amigas” casi suelo una lágrima, pero Megan …… no llora delante de nadie, ella era la única a la que permitía que me llamara Meg, para el resto del mundo yo eran Megan-Ni-Se-Te-Ocurra-Meterte-Conmigo porque si no….
-Pero, qué demo…- me retiré rápidamente del chorro de agua, porque de repente comenzó a salir helada, seguramente era para que me había pasado del tiempo, las sostenedoras del orfanato ya no tenía los mismos ingresos que antes y recibían las mismas donaciones, así que estábamos en plan de ahorro, que me cortaran el agua comenzó a irritarme y deseaba tener agua tibia, de apoco esta se fue calentando nuevamente, pudiendo completar mi ducha. Me puse la toalla, salí del baño y me dirigí a mi cuarto, abrí mi armario, que era una decepción, unas cuantas camisetas de tiritas, algunos vaqueros, un par de shorts artesanales, eso quiere decir: intento de lograr hacer que unos vaqueros se transformaran en short = plan del verano junto a Agatha. Tenía algunas camisas y una par de converse que me había robado de una tienda luego de un período de clases, no fue fácil, pero lo logré, las había amado desde que las había visto en la vitrina de la tienda. Me puse unos vaqueros gises, y una camiseta de mangas largas negra que decía: ¡Apártate de mi camino idiota! en letras rojas, ya estaba harta de la sociedad y como no había código para vestir, podía usar lo que yo quisiera, desenredé mi cabello, que era espectacularmente corto, lo alboroté un poco, cogí la cajita de regalo que tenía sobre la mesita de noche y salí nuevamente de mi cuarto con dirección al salón de eventos. Seguramente ya estaban todos allí, a todo el mundo allí les alegraban los cumpleaños, aunque casi ni se hablaran con el festejado.
Agatha me vio entrar y corrió a mis brazos
-¡Meg viniste!- me dijo con una gran sonrisa en el rostro.
-Por supuesto que sí, ¿o es que creías que me perdería el cumpleaños número 11 de mi mejor
amiga? Los once sólo de cumplen una vez- Le dije intentando poner un semblante serio, pero tenía una carcajada en la punta de la lengua.
-Te ves graciosa así, además soy tu única amiga-
La mire contenta –buen punto linda, pero mejor será que te dé esto- le entregué la cajita que había dejado en el suelo.
-¿De dónde la sacaste, no es nada robado o sí?- me pregunto sería, ella no les gustaba que anduviera “usurpando el trabajo de otros” así me lo había dicho miles de veces.
-¡Claro que no!- dije poniendo mi espalda bien derecha y la cabeza en alto- Una señorita tan respetada como yo no debe hacer ese tipo de cosas- cuando terminé de decirlo las dos nos matamos de la risa- Ya mejor ábrelo Agatha, recuerda que tengo trabajo que hacer y quiero desfrutar al máximo contigo.
Comenzó a desatar la cinta y abrió la caja, sacó el porta-joyas en forma de bailarina de ballet y los ojitos le comenzaron a brillar, su sueño era aprender a bailar ballet algún día, así que quise hacerle algo que realmente le gustara. Vi que una lágrima rodaba por su mejilla, no me gustaba verla así, además era su cumpleaños y todo el mundo nos miraba, el resto de los chicos, las guardias o “tías” para los más pequeños
-Agatha, sé que está hecho a mano y no es perfecto, pero ¿está tan feo como para que llores?- le dije secando con mi mano sus lágrimas.
-No seas ridícula Meg- me respondió dándome u ligero golpe en el brazo- está hermoso, es sólo que nunca me habían dado algo tan lindo y ¿qué se supone que le pondré? Yo de momento no tengo joyas ni nada por el estilo-
-Pero algún día las tendrás, por mientras puedes poner las cintas para el cabello y… ¿cómo que de momento?- ella nunca le hacía alusión al futuro, me decía que era mejor no ilusionarse y vivir el presente intensamente, que lo había leído no sé dónde, pero que lo había leído.
Me miró por un momento y me abrazo por la cintura –Lo siento mucho Meg, yo no quería, pero así son las cosas, una pareja hace unos meses vino queriendo adoptar a una chica y tuve la mala idea de salir a tomar el sol y ellos me vieron, les agradé y me pidieron a la directora… me voy la próxima semana.
-Pe-pero… ¿por qué? No entido-
-Meg, si lo entiendes, me voy, yo quería decírtelo ayer, pero no tuve tiempo de verte, hoy no era el mejor día, lo sé, pero no olvides que yo siempre te voy a querer… siempre. ¿Meg, estás bien? Meg respóndeme- me dijo mirando a mis ojos.
-Sí Agatha, estoy bien, sólo no me lo esperaba, creía que me lo dirías apenas te lo dijeses… igual, no te preocupes, tendrán una linda familia, y te van a querer mucho, sino yo voy y les doy una buena paliza.-
-Eres rara- me dijo
-Lo sé y por eso tu me tienes de amiga y me quieres tan…  no alcancé a terminar de hablar cuando alguien comenzó a hablar por los alta voces:
¡MEGAN …….. HAGA EL FAVOR DE PRESENTARSE EN LA OFICINA DE LA DIRECTORA AHORA MISMO!
-Me tengo que ir Agatha, come mucho pastel, por mí y por ti y disfruta mucho, si alguien te molesta ya luego de cuentas- la besé en la frente y salí del salón, oyendo que me gritaba : ¡Te quiero mucho Megan!
El camino lo sabía casi de memoria, camina hasta en final del pasillo, voltea a la izquierda, luego a la derecha y la penúltima puerta de la derecha era de la de doña Rafaela, estaba a punto de entrar cuando algo comenzó a picar en mi cabeza, me fui dos puertas más adelante y me metí en el pequeño cuartito-bodega, encendí la luz y comencé a busca el expediente de Agatha, ahí tendría que estar su nueva dirección, tome un post-it, y escribí rápidamente la dirección de los Powell, guarde el archivo y me fui donde la directora, entré y ella me estaba esperando junto al sofá como siempre, sólo que con unos papeles sobre la mesa.
-Megan, querida, que bueno que viniste, tengo algunas noticias que darte, siéntate por favor- hice lo que me indicó y ella se sentó junto a mí.
-¿Es por lo de Agatha? Porque ella ya me lo contó.
-No linda es acerca de ti, hay un grupo de personas que quiere pagar tu colegiatura y todos tus gastos y con esta gran oportunidad entre tus manos, lamento decirte que tendrás que aceptarla e irte del orfanato- no lo podría creer, esto lo había estado esperando hacía mucho tiempo, pero había algo raro- sé que irse a de ser una pena muy grande, yo que te quiero tanto, te entiendo por lo que estas pasando…
-Señora Rafaela, ¿quiénes son? ¿Por qué yo?-
-No sé linda, son una organización, y dicen que tú tienes el potencial, determinación, espíritu, mente calculadora e inteligencia, vas a aceptar, tú conoces el estado del establec…
-Sí, aceptaré, pero me iré después de Agatha, no la pienso dejar sola.
-Claro no hay problema, en unos días te llamaré para que me firmes unos papeles y estaremos con todo bien coordinado- me dijo- ahora puedes irte, que tiene mucho trabajo que hacer en el campo de cosecha.
Me fui a mi trabajo de fin de semana: plantar y cosechar, estuve todo el día haciendo eso, hasta que calló la tarde y ya no podía más de cansancio, volví a mi habitación, me di una buena ducha para sacarme todo el barro, me puse mi pijama y me acosté, habían sido muchas noticias en un días. Esperaba que la semana mañana comenzara bien en el colegio.

7 susurros:

~♥ҒяãηĈђεδҜã♥~ dijo...

WOW!!! qUIERO SABER QUE SUCEDERA DESPUES!!! Estoy ansiosa!!!

me ha encantado!! y me ha gustado la forma de ser de Megan!!!

espero el proximo!!!

bye!!1
besoos!!

Araa♥ dijo...

Me encanto mucho! Espero que a Megan le toque una linda familia y que despues de irse del olfanato pueda encontrarse con aghata!

Mimi dijo...

Hola Fran, espero que mañana les pueda subir un nuevo capi, me alegra que te haya gustado.
Hola Araa, me alegra que te gustara, seguro que será así, a menos que me ponga mala y todo el mundo sufra jaja.
Les mando un gran abrazo :)

Araa♥ dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Araa♥ dijo...

Jajaja, yo igual te mando un abrazo y un beso muy GRANDE desde argentina! Em tambien te queria decir que si quieres entra ami blog http://www.nove-onemoreday.blogspot.com/ si quieres, porq recien empiezo a hacer una nove, y si te gusta haste seguidor, y si me quieres mandar unos consejos mandamelo ami E-mail Araceli_Martinez@live.com.ar

Eypril Salvatore dijo...

Bien oficialmente soy fan de esta historia :)

Mimi dijo...

Hola Araa, seguro que me paso por tu historia y en este fin de semana me pongo al día.
Eypril, me alegra mucho, la tuya igual es super genial, me declaro totalmente Team Sebastian XD

Publicar un comentario


up